De poco sirve tener un elevado cociente intelectual si no se entiende de empatía, sino sabemos reconocer nuestras propias emociones y mucho menos las de las demás. Esta es la conclusión a la que han llegado diferentes corporaciones y psicólogos cuando comenzaron a investigar que las capacidades y habilidades para tener éxito en la vida eran otras totalmente diferentes a la lógica o la racionalidad. Desde este momento nació la importancia de la tan conocida Inteligencia Emocional (IE).

¿Qué es realmente la inteligencia emocional?

Aunque este término lleve adjunta la palabra inteligencia, cuando nos referimos a inteligencia emocional hablamos de entender la misma desde nuestra capacidad para conectar con nuestras emociones, para gestionarlas, frenar impulsos, ser empáticos… de conocernos emocionalmente a nosotros mismos y a los demás.

La inteligencia o cociente intelectual parece que predice el 20% de los factores determinantes de éxito; el 80% restante parece que depende en gran medida de la Inteligencia Emocional.

En este vídeo tenéis una explicación más extensa de la misma:

Dimensiones de la IE

Daniel Goleman, uno de los psicólogos más reconocidos hoy en día gracias a la aportación del término Inteligencia Emocional, habla de cinco dimensiones básicas para entenderla.

Captura-de-pantalla-2020-02-01-13-19-45
  • Autoconciencia emocional: Hace referencia a nuestra capacidad para entender lo que sentimos, es decir, al conocimiento de nuestros propios sentimientos y cómo éstos nos influyen.
  • Autocontrol emocional (o autorregulación): El autocontrol emocional nos permite reflexionar y dominar nuestros sentimientos o emociones, para no dejarnos llevar por ellos ciegamente. Consiste en saber detectar las dinámicas emocionales, saber cuáles son efímeras y cuáles son duraderas, así como en ser conscientes de qué aspectos de una emoción podemos aprovechar y de qué manera podemos relacionarnos con el entorno para restarle poder a otra que nos daña más de lo que nos beneficia.
  • Automotivación: La automotivación hace referencia a la habilidad de enfocar nuestras emociones hacia las metas y objetivos que queremos conseguir, siendo un ingrediente muy importante para lograrlo la motivación.
  • Reconocimiento de emociones en los demás: El reconocimiento de emociones en los demás nos puede ayudar a establecer vínculos más cercanos y duraderos con aquellas personas con las que nos relacionamos. Dicho reconocimiento no siempre se lleva a cabo mediante las palabras, sino que va más allá. Consiste en la expresión de las emociones mediante gestos, tonos de voz, miradas… descifrar ese lenguaje no verbal y descubrir aquello por lo que esa persona está pasando es lo que llamamos empatía.
  • Relaciones interpersonales (habilidades sociales): Hace alusión a la forma de relacionarse con los demás, a la manera de comunicarse y manejar los conflictos y diferencias.

Tal y como indica Daniel Goleman en muchos de sus libros, es necesario ser competente en estos cinco ámbitos para que una persona sea considerada emocionalmente inteligente.


Beneficios de la IE

Los beneficios de una correcta gestión emocional no sólo se limitan a las relaciones sociales y autoestima. Existen numerosos estudios científicos que han demostrado que sus ventajas se extienden a muchas otras áreas de la vida, como por ejemplo:

  • Mayor carisma en tu círculo social y profesional
  • Mayor satisfacción y éxitos tanto a nivel personal como profesional
  • Menor dependencia de las adicciones
  • Mejor sistema inmunitario y salud en general
  • Reducción de la ansiedad y el estrés
  • Mayor satisfacción con el matrimonio

En resumen, las personas emocionalmente inteligentes son más felices, tienen un mayor autoconocimiento, gozan de un mayor bienestar mental, toman mejores decisiones, son más resistentes al estrés, tienen mejores relaciones interpersonales, son menos propensas a padecer ansiedad o depresión y tienen una mayor automotivación.

Conclusiones

Para concluir, os dejo un vídeo donde Daniel Goleman explica su visión sobre Inteligencia Emocional. Tiene una duración de 27 minutos pero os puedo asegurar que merece la pena verlo.


Si quieres aprender más o formarte profesionalmente en Inteligencia Emocional, existen diversos cursos tanto online como presenciales que te pueden ayudar a ello. Personalmente te recomiendo aquellos impartidos por la Escuela de la Inteligencia debido a la amplia formación que ofrece en este ámbito (dividida en diferentes niveles) y a su flexibilidad horaria.

Celia P

Cofundadora y administradora de educacionparaniños.com. Ejerciendo como maestra de Educación Infantil en un Centro Educativo y formándome como especialista en Audición y Lenguaje. Apasionada de la música y la inteligencia emocional, así como de todo lo relacionado con la innovación educativa.

Deja una respuesta